timeshare

¿Qué es el timeshare?

Multipropiedad

Multipropiedad

Multipropiedad

En el caso de la multipropiedad, la vivienda forma parte del patrimonio inmobiliario de una empresa y lo que se adquiere es el derecho de uso regulado en semanas en el año y los deberes de mantenimiento. Así surgió la Directiva 94/47/CE del Parlamento y del Consejo, de 26 de octubre, relativa a la protección de los adquirentes en lo relativo a determinados aspectos de los contratos de adquisición de un derecho de utilización de inmuebles en régimen de tiempo compartido que fue objeto de trasposición por el Estado español mediante la Ley 42/1998, de 15 de diciembre, de derechos de aprovechamiento por turnos de bienes inmuebles de uso turístico y normas tributarias. Antes de la promulgación de la Ley 42/1998 se había aprobado por las instituciones de la Unión Europea la directiva 94/47, que obligaba a los legisladores nacionales a dictar determinadas normas protectoras de los adquirentes de este tipo de derechos sobre inmuebles De uno y otro texto se desprende que las cuestiones que suscita el aprovechamiento turnario se refieren a tres aspectos: configuración jurídica del derecho, viabilidad práctica del mismo y protección del adquirente en la celebración del contratoEl Ejecutivo ha aprobado recientemente un real decreto ( Real Decreto-ley 8/2012, de 16 de – Boe ) con el que se adapta la legislación española sobre el uso de bienes turísticos por turno, popularmente conocido como multipropiedad , a la normativa europea. En cuanto a este último punto, la nueva Directiva refuerza la información al consumidor , regula con mayor precisión los plazos de ejercicio del derecho de desistimiento, insiste y amplía la prohibición de pago de anticipos durante el plazo de ejercicio de tal derecho, exige un calendario de pagos para los contratos de larga duración y determina la ineficacia de determinados préstamos de financiación para el caso de desistimiento; además organiza la reparación judicial y administrativa de los derechos de los consumidores, fomenta la elaboración de códigos de conducta , hace posible la creación y desarrollo de procedimientos extrajudiciales adecuados y efectivos para la solución de litigios en materia de consumo y exige el establecimiento de un sistema de sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias en caso de incumplimiento por los empresarios de la normativa.

El informe, elaborado por el Área Jurídica de la Confederación, incluye las novedades introducidas por la nueva Ley 4/2012 de Contratos de aprovechamiento por turno de bienes de uso turístico, de adquisición de productos vacacionales de larga duración, de reventa y de intercambio y normas tributarias, y ofrece no sólo información esencial sobre qué es y las características básicas de este sistema vacacional, así como del de los «clubes de vacaciones», sino también una relación clara y útil sobre los derechos de los consumidores en este ámbito. Aunque la ley contempla que los contratos tendrán una duración máxima de 50 años, multitud de promotoras y empresas vacacionales siguen ofreciendo viviendas en multipropiedad con contratos con perpetuidad. Desde este despacho ofrecemos a todos los propietarios de semanas de tiempo compartido todas las consultas que necesiten con un abogado experto en Derecho de Aprovechamiento Por Turno de Bienes Inmuebles, conocido como multipropiedad Tiempo Compartido.

La Directiva 94/47/CE del Parlamento Europeo, publicada en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas de 29 octubre 1994, define el contrato de multipropiedad como «todo contrato grupo de contratos celebrados por un período mínimo de 3 años, por el que, mediante el pago de un determinado precio global, se cree, transfiera se establezca compromiso de transferir, directa indirectamente, un derecho real cualquier otro derecho relativo a la utilización de uno más inmuebles durante un período determinado determinable del año que no podrá ser inferior a una semana». Si usted tiene un contrato de multipropiedad (contrato de aprovechamiento por turnos de bienes inmuebles) que nunca disfrutó sólo lo hizo durante los primeros años, y por la que anualmente debe pagar unos gastos de mantenimiento no viendo el modo de librarse de ella, le interesa saber que es posible anular estos contratos y salir de la multipropiedad dejando de pagar los gastos de mantenimiento y, además, si contrató un préstamo facilitado por la entidad comercializadora para pagar la multipropiedad, puede incluso recuperar las cantidades abonadas más los intereses. Para evitar incertidumbre s a los adquirente s de los derechos de aprovechamiento, y evitar posibles abusos que los adquirente s -por su alejamiento físico- tendrían grandes dificultades para remediar, el legislador se preocupa de objetivar y concretar las posibles variaciones que esa retribución de la empresa de servicios : en el contrato relativo a derechos de aprovechamiento debe expresarse que la retribución «se actualizará con arreglo al Índice de Precios al Consumo que publica el Instituto Nacional de Estadística , salvo que las partes hayan establecido otra forma de actualización, que no podrá quedar al arbitrio de una de ellas, indicando, a título orientativo, cuál ha sido la media de dicho Índice en los últimos 5 años».

Esta directiva (94/47/CE) fue traspuesta al derecho español mediante la Ley 42/1998, de 15 de julio por la que, por primera vez en España, se regulaban los aprovechamientos por turnos de bienes inmuebles de uso turístico, en otras palabras, los contratos de multipropiedad. En realidad, lo que solemos llamar multipropiedad es un sistema en el cual unas personas compran un derecho de uso para un bien inmueble, típicamente por una duración de una dos semanas al año, para una fecha fija determinada y para una duración de años determinados en el contrato. En una primera etapa, que podría ser considerada incipiente, la Multipropiedad significó una nueva alternativa de alojamiento vacacional, ideada por la Sociedad Grands Travaux de Francia, en la década de 1960, mediante el cual se vendía el derecho de uso de una habitación apartamento durante una a dos semanas al año, respetándose su ejercicio exclusivo en los posteriores años hasta la culminación del contrato 1 De esta manera, el titular abarataba los costes de la venta tradicional con un inmueble que no podía usar efectivamente todo el año.

En primer lugar, el régimen de multipropiedad” (denominación prohibida por la legislación actual por inducir a error) no es una compra de un porcentaje de la vivienda sino la adquisición de un derecho de aprovechamiento por turnos, que confiere a su titular la facultad de disfrutar de forma exclusiva, y durante un periodo determinado del año, de dicha vivienda alojamiento, así como de los posibles servicios complementarios que pudiera tener como piscina instalaciones deportivas. -El empresario que quiera vender derechos de aprovechamiento por turnos está obligado a editar un folleto explicativo que contenga toda la información esencial sobre las características concretas (régimen, situación del inmueble, descripción del alojamiento, servicios y gastos, entre otras). Los contratos suscritos entre las empresas comercializadoras y los consumidores se identifican cabalmente con lo regulado en la en la Ley 42/1998 de 15 diciembre, sobre derechos de aprovechamiento por turno de bienes inmuebles de uso turístico y normas tributarias (LAPT) y cuya norma les son aplicables, adolecen de numerosos defectos e incumplimientos que conllevarían la nulidad, conforme a lo expresado en dicha LAPT, respecto a las previsiones y garantías aquí establecidas en beneficio y protección de los consumidores.

Igualmente para los contratos de multipropiedad aprovechamiento por turno de bienes inmuebles, se puede ejercer la acción de cesación contra las conductas contrarias a lo prevenido en esta Ley que lesionen intereses de los consumidores, en la forma y con las condiciones establecidas en la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil y en el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre. En lo que se refiere a la multipropiedad ha de destacarse la regulación que se incluía en la Directiva 1994/47/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de octubre de 1994, relativa a la protección de los adquirentes en lo relativo a determinados aspectos de los contratos de adquisición de un derecho de utilización de inmuebles en régimen de tiempo compartido, la cual contempló exclusivamente el contrato dirigido, directa indirectamente, a la adquisición de un derecho de utilización de uno más inmuebles en régimen de tiempo compartido. En España, se atajó este problema con la Ley 42/1998, de 15 de diciembre, sobre derecho de aprovechamiento por turno de bienes inmuebles de uso turístico, que entró en vigor el 5 de enero de 1999 y con la que se transpuso la Directiva 94/47/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de octubre de 1994, relativa a la protección de los adquirientes en lo relativo a determinados aspectos de los contratos de adquisición de un derecho de utilización de inmuebles en régimen de tiempo compartido.

A grandes rasgos, los firmantes del acuerdo de multipropiedad tienen un plazo de 10 días para desistir de dicha adquisición, contando desde el día de la firma del contrato y la recepción de toda la información referente a plazos de aprovechamiento, precios y servicios incluidos. La multipropiedad (denominada ahora Derecho de Aprovechamiento por Turno D.A.T.) es un forma de vacaciones que te da derecho al uso y disfrute de una semana de vacaciones al año en un apartamento. La consecuencia de ello es que muchas personas quedan atrapadas” en un contrato de multipropiedad a perpetuidad (no hay plazo de duración y por lo tanto no termina nunca), que les da derecho a disfrutar de un apartamento, en la mayoría de los casos indeterminado, durante una semana al año, que en ocasiones ni tan siquiera está especificada en el contrato y, que si se determina, lo es con un número que suele coincidir con los meses de invierno temporada baja.

cacenalr contrato multipropiedad

Apartamentos Multipropiedad

Apartamentos Multipropiedad

Sumar problemas o el truco del sistema de puntos en los ‘apartamentos multipropiedad

¿Sabéis lo que es un Buy-Sell? Os lo explicamos. En la jerga de los apartamentos multipropiedad consiste básicamente venderte otra cosa asegurando que te deshaces de la primera o de las dos, pero la realidad es que te quedas con ambas. Podríamos decir que se trata de sumar problemas o el truco del sistema de puntos de la ‘multipropiedad’ en la actualidad.

El mercado del tiempo compartido (multipropiedad) está muerto hace tiempo y los programas de puntos son una vuelta de tuerca más para conseguir sacar más dinero a los titulares de tiempo compartido y que éstos sigan con sus semanas que, en la mayor parte de los casos, no quieren porque no disfrutan y porque suponen un coste sobredimensionado en relación a lo que vale en realidad una semana de vacaciones.

Puntos RCI, Cancelar contrato multiropiedad

El truco de los puntos. Tenéis una semana concreta fijada en un contrato o una escritura (A efectos prácticos tenéis exactamente la misma vinculación con el complejo. Todo lo que os contaron sobre que teníais que escriturar y registrar porque era importantísimo era mentira, pero eso es tema para otro post completo). El complejo ha subido considerablemente las cuotas de mantenimiento y seguís sin poder ir de vacaciones en verano. Llamáis para quejaros y listo, es el primer paso para que os “enganchen”.

Os dirán que efectivamente si queréis dejar “la propiedad” (nunca la habéis tenido), lo mejor es pasaros al sistema de club que os permitirá ir de vacaciones en verano haciendo un contrato de puntos. Ahí va la cruda realidad:

  1. El complejo tiene que estar asociado a la red de sistema de puntos de RCI o haberse sacado de la manga un sistema propio para un intercambio interno (si el grupo tiene más de un complejo de ‘multipropiedad’.  Especial alerta a este segundo caso porque a veces esto ni siquiera es cierto).
  2. Por unos cuantos miles, firmaréis un contrato de adhesión al sistema de puntos de un club de tiempo compartido. En el caso de RCI, enorme, y en el propio de los complejos, depende de cada uno. Volvemos a insistir en el máximo cuidado en esta segunda circunstancia.
  3. Os dirán que de esta manera abandonáis la propiedad: Mentira, nunca habéis sido propietarios de un bien inmueble, ni de parte, ni siquiera de un cachito. Cualquier referencia a la propiedad está absolutamente prohibida por Ley desde 1998 en cualquier contrato, publicidad, etc.
  4. Os dirán que de esta forma podréis dejar el Club cuando queráis. En el caso de RCI, verdad a medias: podréis simplemente informar de que ya no queréis ser siendo socios del sistema de puntos trece meses después de haberlo contratado y dejar de pagar (Sólo por el sistema de puntos). En el caso de los complejos, insistimos: “Muchísimo cuidado”.
  5. ¡Y Oh! Abandonado el sistema de puntos de RCI o de los complejos (siempre que sea posible) os encontraréis que habéis retornado a la antigua situación, a esa ‘propiedad’ que no es real y que os ata, en el mejor de los casos, a pagar cuotas de mantenimiento 50 años porque …
  6. Nunca firmasteis nada que dijera que transmitíais vuestra anterior semana (venta, cesión, dación en pago, acuerdo de disolución de contrato, etc…). Es como si os cobraran por una puesta a punto del coche para convertir un utilitario en un Fórmula 1, habiendo asegurado que el utilitario dejaría de ser vuestra posesión por arte de magia. Es la magia del sistema de puntos.

La balanza de los puntos. Al margen de todo lo anterior, mientras estéis en el sistema de puntos os encontraréis siempre con el mismo problema. Tu semana vale 3.000 puntos (lo decide ‘nadie’ de forma arbitraria, aunque se supone que depende del número de semana, de la capacidad del apartamento y de la calidad del hotel). ¿Os acordáis de cuando 300 puntos de una compañía telefónica equivalen a los mismo que 3.000 en otra? Pues esto es mucho peor porque básicamente no es cierto. Cuando queráis ir al sitio X en la fecha Y siempre os dirán que no os llegan los puntos. Tendréis que ‘contratar’ ES DECIR PAGAR por unos cuantos más. Cuando os hartéis de más de lo mismo, cancelaréis el contrato de puntos, si es que os han informado bien de que podéis hacerlo. Y luego… otra vez a lo mismo. Contrato o escritura, atados… Pero que no os engañen con excusas baratas, se puede cancelar una semana de ‘multipropiedad’.

Más información en 900525939

rci cancelar contrato

rci multipropiedad vacaciones

como vender multipropiedad rci

contrato semana flotante

Acuerdos con complejos de multipropiedad

Acuerdos con los complejos

LOS ACUERDOS CON LOS COMPLEJOS

El viejo dicho de más vale un mal acuerdo que un buen juicio nunca tuvo tanto sentido como en el tema de la multipropiedad, pero cuidado con las propuestas que os realicen desde los propios complejos.

Son pocos, casi ninguno, quienes llegan a acuerdos con los multipropietarios para hacer devoluciones de la propiedad y cancelar la condición de socio. Pensad que cualquier acuerdo debe estar presentado por escrito y debe dejar muy claras las condiciones.

Si el complejo acepta una cancelación de la semana hay que buscar la solución legal acorde a vuestra situación como socios. Un contrato de cesión, una dación en pago si hay deuda, una nueva escritura, un contrato de compraventa etc… Hay diversas fórmulas legales pero deben ser eso, legales y tener en cuenta si ha habido un cambio en la situación personal o familiar de los socios: divorcios, fallecimientos, etc.

Partid de la base de que la inmensa mayoría de los complejos no quieren que los socios dejen de serlo. Quieren socios que sigan pagando los mantenimientos y si no van de vacaciones, mejor. Así que como en cada caso, nuestra recomendación es que contéis con el asesoramiento adecuado y busquéis a un experto que revise cualquier documentación, sobre todo porque hay casos en los que los socios, pensando que se desvinculaban de su semana, han acabado con dos o con un producto infinitamente peor de lo que tenían.

Más información en 90052593

Empresas de reventa

Empresas de reventa de Tiempo compartido

CUIDADO CON LA VUELTA DE LA REVENTA

En los últimos meses, hemos detectado un ligero aumento de las mal llamadas de “empresas de reventa” de multipropiedad.

Suena que ciudadanos rusos o chinos están comprando y ese es el gancho utilizado para captar a posibles propietarios de semanas de tiempo compartido. La estrategia es la misma que ha sido siempre. Se cuenta a través de un marketing muy cuidado que existe un comprador interesado en la semana. Es posible que recurran al argumento del ruso al que le darán la residencia si compra en España.

A partir de ahí, les pedirán una cantidad de dinero variable, pero que normalmente no es excesiva (Unos 500 euros) para iniciar los trámites, que pueden ser de los más variado, pero suelen incluir una traducción del contrato de compraventa “carísima”. Una vez que hayan entregado el dinero a la empresa en cuestión, lo normal es que no vuelvan a ponerse en contacto con el socio que empezará el periplo de “Cómo va lo mío”. La realidad es que lo suyo no va de ninguna manera porque nunca hubo un comprador para su dichosa semana de multipropiedad.

En todo lo que se refiere al tiempo compartido, las prevenciones deben ser las mismas que en cualquier otro tipo de servicios. Si no pagáis por promesas, tampoco debéis pagar dinero por adelantado sin ninguna garantía.

Si os venden un servicio de publicidad por poner vuestra semana en una web esto puede ser perfectamente legal siempre que vaya adecuadamente acompañado de un contrato de servicios con unas condiciones razonables y un precio adecuado. Pensad cuánto pagaríais por un anuncio en un periódico diciendo que vendéis vuestro coche.

Si en algún momento existiera un comprador para vuestra semana de multipropiedad, circunstancia altamente improbable, deberéis manejar la situación como si vendierais cualquier otro bien que os pertenece y teniendo siempre un asesoramiento especializado detrás.

Más información en 900525939

Ir arriba